El nacimiento del heredero

Share

Doña  Eufrosina llena de emoción, esperaba dar a luz, a su primer hijo. Cuando  sintió que le venían los dolores, llamó a su marido

-Vaya a traer la partera, creo que se acerca la hora.-

La madre de doña Eufrosina había venido para ayudarla en cualquier cosa que necesitara. La abuela parecía que esperaba el nacimiento de un rey, había traído con ella un pañal blanco largo, como aquellos que usaban para envolver las momias de los  Faraones.

Y todo esto para envolver el niño para que no se deformaran sus pies, así era la creencia de la gente de este pueblo. La comadrona una mujer bastante gorda venia caminando despacio, por lo usual ella viajaba en carreta de caballos, pero siendo el pueblo tan cerca, decidió caminar, así tomó la oportunidad de adelgazar caminando. Llevaba con ella un maletín lleno de medicamentos, yodo, jeringas para inyecciones, aceite de alcanfor, y un poco de alcohol. Parecía una farmacia ambulante.

Al llegar a la casa dijo a la abuela que prepare una olla con agua hervida, abrió su maletín y sacó un montón de cosas extrañas. Entre ellas, una tijera, algodón, y unas agujas de inyectar, las jeringas venían con una pequeña caja metálica para hervir agua y desinfectar las agujas. Entraron en el cuarto y cerraron la puerta. Quejidos y llantos se  oían del cuarto.

El padre paseaba afuera del cuarto nervioso.  Esperanto las noticias.

Al fin la puerta se abrió y apareció la comadrona  sonriendo.

-Es varón, le deseo buena suerte, que tenga una vida llena de felicidad.-

El padre entró al  cuarto y puso sus ojos al heredero de su nombre, el que yacía al lado de su mujer.

Feliz, salió de cuarto, llamó a la abuela para traer agua y jabón verde para que la doctora lavara sus manos y luego se quitó su sombrero como indicación de respeto a ella, nervioso lo apretaba con sus manos, dándole vueltas y vueltas, con la mirada hacia abajo  miró a la comadrona y le dijo:

-¿Cuánto  se le debe doctora?-

-¡Ah!  Es  un varón, el heredero de su nombre. ¡Que tenga buena suerte!

Según las tradiciones de nuestro pueblo, mis honorarios son tanto, si fuera niña hubiera sido la mitad.-

Gabriel Panagiosoulis


  Copyright secured by Digiprove © 2009

Literatura Española, Relato, SpanishPermalink

One Response to El nacimiento del heredero

  1. Todo lo que sea bienestar y salud es bueno. Muchas gracias por tus escritos. danza arabe

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>