Share

Ruth Sancho
(Dedicado a Miguel Hernández y Josefina Manresa )

Este amor cosmológico,
Inmenso, ilimitado
de fugaces encuentros,
que fecunda los campos
de estos dos cuerpos nuestros
enraizándose,
surcando los más profundos
cadáveres del sueño,
despertando un océano
de simientes,
cimentándose en besos,
este amor de Vía Láctea,
de luna que se crece en mis adentros,
de sangre y barro
de tierra removida,
se está muriendo.

Se está muriendo
por expandirse ancho
como la aurora,
por cortarse las venas
y desangrarse en un pozo de pasiones,
por partirse los codos
camuflado en abrazos de roca
o de arena
y proteger azules
mis pechos de marea.

Este amor que se avanza
como las estaciones,
que se llueve en gemidos,
que se desnuda en troncos de perennes ausencias,
amor de otoño
o amor de primavera
al estallar los capullos de la espera,
se está muriendo.

Se está muriendo
por una gota de agua de tus labios
que inunde esta sequía,
o que apague las brasas
de esta hoguera de estío
que nos quema en el vientre,
por convertirse en carne
morderse y desgarrarse
y devorarse lento.

Este amor de huracán,
que no de viento,
troncha los palmerales con caricias,
se azota entre las eras del deseo
y deja a los molinos sin aliento.

Este amor que parece
que no se acaba nunca,
se morirá algún día,
se me irá de las manos,
como la luz del sol
se alejará en la sombra,
y dejará en el aire
impregnado su aroma
rojo de corazón,
como su fruta,
dulce como los higos
de la chumbera,
clavándome en el alma
sus espinas,
dejándome en la vida sus secuelas.

                            Ruth Sancho Huerga

Leave your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>