Canto a la Opera

Ruth Sancho
(Desde Sydney. Agosto. 2010)

La escuchas?

Notas centelleantes
Sobre un pentagrama oceánico.

Puedes sentir sus tonos,
Ondulando los vértices
De vibrantes escamas?
Sus voces,
Escalando en cóncavo
Sus cavidades líricas?
Sus crecendos,
Viniéndose en convexo
La noche con sus pechos?

Sirena entre las rocas,
Atraes al viajero
Para hacerlo cautivo
De tu memoria.

Claves de Sol marineras
Alzan sus velas
Blancas,
Semicorcheas,
Y en cada tres por cuatro,
Se pasean redondas
Las gentes por tu canto,
por tu llanto
de mujer anclada
al devenir del tiempo,
Mitad hembra, mitad pez
Condenada a la sal
Y al firmamento.

Quien osó el enjaular
Tu vuelo de gaviota?
Quien tus huesos cubrió
con astillas de luna?
Que loco musicó
Tus pensamientos?

Vientos orquestan
tu alma de partitura,
Iluminan los astros
tu escenario,
de fingidos amores,
De trágica hermosura,
Y el destino se ahoga
En un telón de espuma.

Sensualmente abanicas
en plateados y nacar
los naufragios del sol
entre tus nalgas,
y oleas con sopranos suspiros
tu atmósfera de vértigos
y giros,
Viniéndose así el mar
en contrabajos,
preñándose el ocaso
de gemidos.

Prostituta divina,
Burguesa en un burdel de cantineros.

Me adormezco en el arrullo de tus labios,
En tu nana de coro me acurruco,
En el ensueño de tu voz
me voy hundiendo…
me voy hundiendo…
me voy hundiendo…

Mañana al despertar…
serás recuerdo.

Ruth Sancho Huerga

Leave your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>