Oda A Sorolla

Share

Sorolla tiene vuelo de gaviota,
luz de pescadores,
telar blanco en un lila atardecido.

En Cataluña
huele a pescado,
atunes para una lonja lisonjera.

Mar entre los pinos
y olor a salmonete y a sardina,
con el cesto de mimbre
en la cabeza,
remendando las redes,
y entre una cosa y otra
la luz se crece.

Continue reading “Oda A Sorolla”

Lamento De Una Virgen De Mármol Pentelico

Share

Christina Tsardikos

En parto elguineo me arrancaron de tu cuerpo, madre mia,
las manos asesinas que cercenaron mi desnudez marmórea.
Mutilaron mi identidad, negaron mi origen, me hicieron cautiva.
Y mis despojos subastaron en tratas de reliquias inhumanas.

Oh Atenea, madre amada!
Extranjera en tierras extrañas
Yo que he sido átomo en la luz de tu gloria…
Yo que he sido alma en tu piedra esculpida.

Continue reading “Lamento De Una Virgen De Mármol Pentelico”

Pues sola hay una

Share

Ruth Sancho Huerga


Todo lo que hoy escriba
me va a saber a poco.

Describir su sonrisa diaria de amapola
y esas bromas conjuntas de jardin de verano,
sus lagrimas de escama cuando el desprecio hiere,
sus pasos de gorrion
o su dormir de nube,
se me hace muy escaso
o suena a prototipo.

Hablar de sus poderes
y consejos de bruja,
sus estudios de master en “Pocimas de Amor”,
de su orden obsesivo de dicator febril,
su paciencia de Santa,
su entrega transparente como fuerza del rio,
sus rabietas de cria
o lo bien que le sale la comida el domingo
no parece que sean
materia para halagos
o versos de marfil.
Continue reading “Pues sola hay una”

Cinco Dinares

Share

VIAJE AL FONDO DEL ALMA HUMANA

Hector M. Taboeda

La mañana brumosa se desplomaba como un capote gris hasta el lejano horizonte del estrecho paisaje, y la espesa niebla, ocultaba parcialmente, la lengua de mar que se mecía burlona lamiendo la bahía. Mientras que  lentamente, desde la inmensa garganta de la eternidad sin tiempo el arcano impenetrable vomitaba el nuevo día, derramándolo apenas, como una estela de luz bajo el pálido sol de Puerto Ensueño, el que con tímidos efluvios luminosos, asomaba temeroso como dudando salir.

¿Qué hacía yo esa mañana, con las manos en los bolsillos, mirando el horizonte y soportando estoicamente, las inclemencias de la madrugada otoñal? . ¿cómo y porque? Simplemente la respuesta no la sé y quizás nunca la sepa.  Sólo, se que con las sienes doloridas abrigando entre mis manos,  por el cansancio abrumado me tendí sobre la arena, con los párpados pesados y la mirada perdida doblegado por la intriga existencial de la vida.¡De pronto surgió! , aunque, Continue reading “Cinco Dinares”

Amaneces

Share

Ruth Sancho

(Desde el Parque Tayrona. Colombia. 2008)

Amanece el Tayrona bajo tu piel.
En cada uno de tus besos de mango.
En el hormigueo de tus yemas
Recorriendo las sutiles sendas del placer
Transportando los verdes suspiros de tu frescura.

Amanece en tus ojos,
donde se ocultan las luciérnagas nocturnas;
En la corriente interna de tu mirar
que me arrastra,
con el oleaje de tu parpadeo
a lo más profundo de un mar de gozo.

Continue reading “Amaneces”

Viento Rojo

Share

Ruth Sancho

(From Kings Canyon.
Outback. Australia. Oct. 2006)

En la Ciudad Sagrada de los Hombre Luritja
El viento sopla en círculos concéntricos
Y se aplaca en sus calles su cola enroquecida.

El Viento gira,
Gira el Viento,
Gira

Horadando la piedra,
Sedimento aborigen,
Crea cuevas rupestres donde se alberga el Mito.

Continue reading “Viento Rojo”

Luz De mi Tierra

Share

Ruth Sancho
(A Miguel Hernández)

Nace Miguel
y se nace la luz
Mediterránea.

Levantino de espuma
que temprano germinas,
que pronto te floreces
entre este olor a tierra y clavelinas.

Eres larga sonrisa,
sonriente acequia
que recorre los huertos,
que se comparte
y abres compartimentos,
puertas de piedra,
más pesadas que el tiempo,
más duras que la noche encarcelada,
y a la luz de alborada
vestida de azahares
te derramas,
te rebosas,
te desbordas naranja
redondo entre marxales.

Continue reading “Luz De mi Tierra”

Se me irá de las manos

Share

Ruth Sancho
(Dedicado a Miguel Hernández y Josefina Manresa )

Este amor cosmológico,
Inmenso, ilimitado
de fugaces encuentros,
que fecunda los campos
de estos dos cuerpos nuestros
enraizándose,
surcando los más profundos
cadáveres del sueño,
despertando un océano
de simientes,
cimentándose en besos,
este amor de Vía Láctea,
de luna que se crece en mis adentros,
de sangre y barro
de tierra removida,
se está muriendo.

Continue reading “Se me irá de las manos”

Siempre

Share

Tabetor

Sólo el eco tenue de los latidos tras la breve sombra del olvido, tan sólo el leve perfume de tus labios y una profunda pena sin sentido, sin lágrimas, sin olvido. Sólo el viento frío en la penumbra helada y el recuerdo de tu voz desgarrada en los oscuros rincones de la nada, de la nada sin tiempo, la nada eterna del nunca más, irreversible y trágico. La inmensa mole de la impotencia congeló mis venas y mis sentidos aniquilando mi comprensión y mi alma.

Continue reading “Siempre”

LA ESTRELLA PÚRPURA

Share

Héctor M. Taboada
Tabetor

El General Malcom Robert se cuadraba esa mañana frente al espejo, sonreía al verse reflejado como un héroe legendario. Se observaba con la gallardía que lo caracterizaba, enmarcado en la bandera que se destacaba a su espalda totalmente desplegada, como un manto de estrellas. Recordaba las  incontables ceremonias oficiales que jalonaron su ascendente carrera, mientras sostenía en su mano la más codiciada estrella que prohombre alguno al servicio de su patria hubiere obtenido jamás. Y él,  “el General Malcom Robert”, la habría de colocar sobre su uniforme de gala con la perfección obsesiva con que ha hecho todo en la vida, con la eficacia certera de una mente brillante. La perfecta imagen sería digna de recorrer el mundo si aún existiera. Se sentía profundamente orgulloso.

Continue reading “LA ESTRELLA PÚRPURA”

Nuestro tiempo

Share

Christina Tsardikos

El derruido aura del alma humana
Vìctima y culpable de la pasiòn
Solo envejece y espera
El regreso de aquellos años,
Que uno a uno, se han ido arrojando en el
Zalongo de los siglos

Tiempos perdidos.
Bendiciones y alegrías
Canciones y risas infantiles
Se hunden mecánicamente en
El turbio Acheron del final

Continue reading “Nuestro tiempo”

El terror de tener libros

Share

     

Desde la vuelta de la calle se oyeron gritos de alegría, un grupo de hombres armados con rifles y garrotes tenían a su padre rodeado y lo golpeaban con sus rifles, y gritaban: confiesa díganos ¿donde están los libros?

El  padre con su sombrero tirado en el polvo de la calle, pateándolo por los paramilitares como una pelota de jugar  lo miraban con odio, con rencor, su abrigo destrozado,  su cara llena de sangre, con pasos lentos temblando se arrastraba en el suelo, los verdugos con empujones lo trajeron al patio.  No lo entraron a la casa, sino, fueron a la  casa siguiente que servía como bodega o establo, llena de pasto donde a veces en las frías noches del invierno ponían  a proteger el burro de la vecina que se lo prestaba.   Continue reading “El terror de tener libros”

El nacimiento del heredero

Share

Doña  Eufrosina llena de emoción, esperaba dar a luz, a su primer hijo. Cuando  sintió que le venían los dolores, llamó a su marido

-Vaya a traer la partera, creo que se acerca la hora.-

La madre de doña Eufrosina había venido para ayudarla en cualquier cosa que necesitara. La abuela parecía que esperaba el nacimiento de un rey, había traído con ella un pañal blanco largo, como aquellos que usaban para envolver las momias de los  Faraones. Continue reading “El nacimiento del heredero”