Author:

Oda A Sorolla

Share

Sorolla tiene vuelo de gaviota,
luz de pescadores,
telar blanco en un lila atardecido.

En Cataluña
huele a pescado,
atunes para una lonja lisonjera.

Pues sola hay una

Share

Todo lo que hoy escriba
me va a saber a poco.

Describir su sonrisa diaria de amapola
y esas bromas conjuntas de jardin de verano,
sus lagrimas de escama cuando el desprecio hiere,
sus pasos de gorrion
o su dormir de nube,
se me hace muy escaso
o suena a prototipo.

Hablar de sus poderes
y consejos de bruja,
sus estudios de master en “Pocimas de Amor”,
de su orden obsesivo de dicator febril,
su paciencia de Santa,
su entrega transparente como fuerza del rio,
sus rabietas de cria
o lo bien que le sale la comida el domingo
no parece que sean
materia para halagos
o versos de marfil.

slide

You Dawn

Share

The Tayrona dawns from under your skin,
Through each one of your mango kisses,
With the tingling of your fingertips
walking the subtle paths of pleasure
transporting the green sighs of your freshness.

It dawns within your eyes,
Where the night fireflies are hidden,
From the inner tide of your look
carrying me out
with the swell of your blink
to the deepest bed of a blissful ocean.

slide

Amaneces

Share

Amanece el Tayrona bajo tu piel.
En cada uno de tus besos de mango.
En el hormigueo de tus yemas
Recorriendo las sutiles sendas del placer
Transportando los verdes suspiros de tu frescura.

Amanece en tus ojos,
donde se ocultan las luciérnagas nocturnas;
En la corriente interna de tu mirar
que me arrastra,
con el oleaje de tu parpadeo
a lo más profundo de un mar de gozo.

slide

Looking for the Sublime

Share

With white howls of winter witches
Riding clouds,
Gossiping frost,
Dressing in silver night’s fiords,
Laughing high pitch of crystal slivers,
Devouring mountains,
Swallowing swamps,
Gurgling long rivers,
Licking Lake sobs,
It floods inside of me.

slide

Viento Rojo

Share

En la Ciudad Sagrada de los Hombre Luritja
El viento sopla en círculos concéntricos
Y se aplaca en sus calles su cola enroquecida.

El Viento gira,
Gira el Viento,
Gira

Horadando la piedra,
Sedimento aborigen,
Crea cuevas rupestres donde se alberga el Mito.

slide

Canto a la Opera

Share

La escuchas?

Notas centelleantes
Sobre un pentagrama oceánico.

Puedes sentir sus tonos,
Ondulando los vértices
De vibrantes escamas?
Sus voces,
Escalando en cóncavo
Sus cavidades líricas?
Sus crecednos,
Viniéndose en convexo
La noche con sus pechos?

slide

Luz De mi Tierra

Share

Nace Miguel
y se nace la luz
Mediterránea.

Levantino de espuma
que temprano germinas,
que pronto te floreces
entre este olor a tierra y clavelinas.

Eres larga sonrisa,
sonriente acequia
que recorre los huertos,
que se comparte
y abres compartimentos,
puertas de piedra,
más pesadas que el tiempo,
más duras que la noche encarcelada,
y a la luz de alborada
vestida de azahares
te derramas,
te rebosas,
te desbordas naranja
redondo entre marxales.