Siempre

Share

Sólo el eco tenue de los latidos tras la breve sombra del olvido, tan sólo el leve perfume de tus labios y una profunda pena sin sentido, sin lágrimas, sin olvido. Sólo el viento frío en la penumbra helada y el recuerdo de tu voz desgarrada en los oscuros rincones de la nada, de la nada sin tiempo, la nada eterna del nunca más, irreversible y trágico. La inmensa mole de la impotencia congeló mis venas y mis sentidos aniquilando mi comprensión y mi alma.

Continue Reading →